plaza_sendero_white

Blog - Publicado el 29 septiembre, 2017

Razones por las que no podríamos vivir sin WiFi

¡Larga vida al Internet!

¡Todos amamos Internet! y es que la vida no sería la misma sin los memes de gatos, los videotutoriales y el chisme caliente en las redes sociales.  

¿Pensar en una vida sin WiFi? Basta con que recuerdes cómo te pusiste la última vez que se cayó la señal en tu casa…

Aquí te dejamos las 10 razones por las cuales no podríamos vivir sin WiFi:

Estaríamos en modo ermitaño

Aunque puede parecer muy banal, las redes sociales son una de las más grandes fuentes de comunicación e información entre los usuarios.

Además del entretenimiento, son bastante útiles para mantenernos informados sobre los acontecimientos de la vida diaria.

 

Perderíamos nuestra fuente de sabiduría

Si bien no toda la información que se encuentra en internet es verídica o útil, tenemos que admitir que con su llegada, el conocimiento está al alcance de un click.

Para obtener algún dato ya no es necesario que acudas a una biblioteca o vayas con un especialista en el tema, basta con googlearlo para acceder a millones de sitios de donde aprender.

 

Sería muy difícil trabajar

Hoy en día, la mayoría de los trabajos requieren que estemos conectados a Internet. ¿Cómo sería tu trabajo si no tuvieras acceso al WiFi?

 

¿Inspiración, creatividad? ¿a dónde se fueron?

Compartir en las redes sociales, en blogs o en Youtube nuestras experiencias gastronómicas, creativas, domésticas, aventureras y profesionales aportan mucha inspiración para otros.

¿Cuantas recetas de cocina has probado porque las viste en Facebook? ¿Y qué tal la decoración de tu casa o alguna manualidad? ¿Has visitado algún lugar porque te lo recomendaron en un blog? ¿O empezaste a practicar alguna actividad porque viste un video sobre ella?

 

Seríamos un caos

Actualmente mucha gente depende de las herramientas que le brinda su smartphone. Las agendas, las alarmas, el GPS, los recordatorios de cumpleaños y de citas, las alertas sobre tráfico y sobre clima, las video-llamadas, las consultas sobre tal o cual precio, producto, lugar, dolencia…

 

Nos volveríamos hipocondriacos

Anteriormente teníamos algún síntoma y corríamos a ver al doctor, aunque se tratara de una simple gripe. Con el acceso a la información podemos consultar nuestros síntomas y determinar si en realidad estamos muriendo o si solo nos picó un mosquito.

Además en Internet hay muchos sitios donde puedes tener consultas online o platicar con personas que tienen el mismo caso.

 

Nos perderíamos de lo mejor del mundo

No es necesario viajar mil kilómetros para estar conectados con la gente que vive lejos. El Internet hace posible que conozcamos mucho de las culturas y de los países que aún no hemos visitado.

Y no solo se trata de ver fotos y leer alguna reseña de viaje, ahora incluso podemos hacer recorridos virtuales por las calles de casi cualquier ciudad en el mundo o ver videos en vivo de otras culturas.

 

Extrañaríamos los memes

Si no tuviéramos acceso a internet, se perderían miles de sonrisas y carcajadas diarias, producto del buen entretenimiento de internet.

¿Qué sería una mañana en la oficina sin la buena dosis de humor de memes?

 

 

Necesitaríamos una habitación extra en casa

¿Puedes contar el número de canciones que tienes en tu smartphone? ¿Y las películas que has visto en Internet? Ahora imagina que hubieras tenido que comprar físicamente todos esos álbumes y DVD’s….

 

Y tú ¿qué extrañarás más la próxima vez que tu celular diga: sin conexión? Compártenos tus experiencias

 

ctas_newsletter-02